Superamos las 288.000 visitas!!! Gracias por estar... Visita, suscríbete, comenta, recomienda y regresa a: El Juego de Filosofar / / / No olvides que cada click en la publicidad ayuda a mantener este sitio para vos.

domingo, 22 de agosto de 2010

El amanecer moderno, René Descartes (1596-1650)

Filósofo francés nacido en La Haye en Touraine el 31 de marzo de 1596 y fallecido en Estocolmo el 11 de febrero de 1650 a causa de una neumonía. Estudió con los jesuitas en el colegio de La Flèche, leyó a los clásicos griegos, tanto de filosofía como de literatura, de donde se nutrió del humanismo. Estudió además de los escolásticos, matemática y física. Es considerado el padre de la filosofía moderna al plantear nociones tales como las de sujeto, autonomía, sustancia o naturaleza pensante, sustancia o naturaleza extensa, que dieron origen a las dos grandes corrientes de pensamiento de la modernidad, racionalistas y empiristas. Entre sus obras más importantes podemos nombrar el Discurso del Método y las Meditaciones Metafísicas.

El propósito filosófico de Descartes era la unificación de todas las ciencias en una única Ciencia Universal por medio de un único método, el matemático, dándole una certeza y seguridad que el conocimiento no tenía hasta ese momento según este pensador.

La ciencia ha de estar constituida por la certeza dada por el espíritu humano que la conforma. Para esto es imprescindible un método correcto. El método es el orden que el pensamiento debe seguir para llegar a la sabiduría, en otras palabras, al conocimiento claro y certero. En función de esto Descartes elaboró una serie de preceptos para la dirección del entendimiento. En primer lugar, admitir lo absolutamente evidente; luego dividir el problema en tantas partes como sea necesario para resolverlo de la mejor manera posible; después, conducir el pensamiento desde lo simple a lo complejo; por último, revisar la resolución del problema. Dicho de otra manera, el método que utilizará Descartes será el resolutivo-compositivo o inductivo-deductivo.

La certeza de la ciencia estará determinada por el uso que haga de ideas claras y distintas, yendo de las ideas a las cosas, y ordenando las ideas en función de su precedencia y dependencia. Además por la correcta utilización del método propuesto por este pensador.

Frente a la incertidumbre de una época cambiante, llena de descubrimientos y de invenciones, una época que desafió el modo de ver y de entender la realidad, pensemos por ejemplo, en la caída de la física aristotélica, en la ampliación del mundo conocido con el descubrimiento del nuevo mundo, las interminables discusiones filosóficas y teológicas, etc., Descartes buscó fundamentar una nueva filosofía y una nueva ciencia mediante un nuevo principio, una nueva certeza que pudiera...

domingo, 15 de agosto de 2010

Doctor Eximius, Francisco Suárez (1548-1617)

Jesuita español, teólogo, filósofo y jurista, también conocido como Doctor Eximius, nacido más precisamente en la ciudad de Granada el 5 de enero de 1548 y fallecido en Lisboa, Portugal, el 25 de septiembre de 1617. Escribió uno de los tratados más completos y sistemáticos de metafísica escolástica llamado: Disputationes metaphysicae (1597).

Siguiendo la línea aristotélica Suárez dirá que la metafísica es la ciencia del ser en tanto que es. El ser del que está hablando es de los seres reales quedando los seres conceptuales dentro de la metafísica por analogía con el ser real. Los seres reales son compuestos ya que presentan una parte material y una parte inmaterial. Ahora bien, la parte material es vista por este pensador como un medio para conocer a los seres inmateriales, y más específicamente a Dios.

Con respecto a los entes propone dos significados para esta palabra. Por un lado algo realmente existente o que tiene real acto de existencia. Y por otro lado aquello que tiene esencia real. Pero ¿Qué es lo real? Para Suárez lo real tiene también dos significados: en primer lugar, aquello que es capaz de existir en el mundo real; en segundo lugar, aquello que existe realmente en este mundo. Este último significado de lo real sería el más apropiado según este pensador.

En Dios, esencia y existencia son lo mismo, existiendo necesariamente y por sí. En cambio las creaturas no existen por sí sino porque Dios las desea como existentes. No son necesarias sino contingentes, es decir, que pueden o no existir. Y su esencia y existencia no son lo mismo.

Para este pensador todo ser real es individual o singular y hay tantas naturalezas y esencias como individuos. Niega a su vez que, antes de operar la mente, haya en la realidad distinción alguna entre la unidad formal de una naturaleza o esencia y la unidad numérica de un ser individual.

Como tantos pensadores Suárez tratará de demostrar la existencia de Dios y lo hará mediante este razonamiento: Todo ser es producido o improducido; todo lo producido es producido por otro; no todos los seres pueden ser producidos; por lo tanto debe haber un primer productor improducido e increado. El argumento es bastante similar a la segunda demostración de la existencia de Dios de Santo Tomás de Aquino, la Causa Eficiente incausada o Primera Causa.

Además de teólogo y filósofo fue jurista. Para él la Ley es la regla y medida de los actos por la que el hombre es inducido a obrar o restringido de actuar, a diferencia de Santo Tomás para quien la ley es el ordenamiento de la razón. Para comprender la definición de ley de Suárez es necesario entender también la...

sábado, 7 de agosto de 2010

¿Seguir estudiando?

 
¡Qué dilema! A los que hemos comenzado un recorrido académico, y a aquellos que en el ámbito laboral estamos continuamente exigidos a permanecer formados y al día nos ha surgido esta pregunta en algún momento: ¿vale la pena seguir estudiando? ¿Se reconocerá nuestro esfuerzo alguna vez? ¿Vale el esfuerzo económico y el tiempo dedicado al estudio? Los románticos nos dirían que hemos de continuar estudiando simplemente por amor a la sabiduría. ¿Y no es acaso esto la filosofía? ¿Amor a la sabiduría? Ahora bien, no nos olvidemos que no estamos en el mundo de las ideas platónico, o en la beatitud para desligarnos de lo material. Todavía respiramos y debemos alimentarnos, vestirnos, y de vez en cuando divertirnos también porque no.

La resistencia al estudio no es algo nuevo. Todo lo que requiera esfuerzo genera resistencia, sino no seríamos humanos. Ahora, como todas las cosas que hacemos, las hacemos porque encontramos en ellas algo placentero, algo bueno que nos impulsa a seguir haciéndolas. El conocimiento es una de estas cosas buenas que nos da el estudio. La cuestión de nuestro tiempo presente sigue siendo las desesperantes condiciones actuales donde un jugador de futbol gana más que un docente, donde es mejor no conocer que conocer, donde lo esperable es manejar mucha información sin coherencia ni relación, donde es más cómodo hacer que pensar y preguntarse por este hacer, donde las condiciones y el lugar de la ciencia y la filosofía son las últimas en las agendas políticas y sociales. En fin, al menos podemos seguir disfrutando del estudio. Por eso me gustó este video que comparto con ustedes, espero que lo disfruten.







viernes, 6 de agosto de 2010

Doctor Sutil, Juan Duns Scoto (1266-1308)

Pensador escocés, franciscano, conocido también con el nombre de “Doctor sutil”. Propuso la noción de “univocidad del Ser” en vistas a posibilitar una ciencia trascendente a la física, a saber, la metafísica, siendo el punto de partida de esta última el Ser en su último grado de abstracción.

Ahora bien, según Duns Scoto el Ser se manifiesta en dos modos, el modo finito, correspondiente a la creación; y el modo infinito propio del creador, ya que, demostrar la existencia del Ser infinito es demostrar la existencia de Dios. Existen según este pensador dos momentos en la demostración de la existencia de Dios. En un primer momento encontramos la existencia de un primero en el orden del ser y descubrimos que ese primero es infinito. En un segundo momento surge la necesidad de establecer un primero y la necesidad de que ese primero exista. Esta prueba se fundamenta en dos propiedades del ser, la causalidad y la productibilidad.

Existe una relación entre los seres finitos y el ser infinito determinada por estas dos propiedades del ser. Lo posible procede de lo necesario por un acto de libertad del ser infinito, siendo primordial la libertad de la voluntad divina. Pero Dios no puede querer más que lo que es lógicamente posible. Esto significa que la voluntad divina y su libertad no son arbitrarias. Dios crea si quiere pero bajo la condición de evitar contradicciones. Su voluntad no está sometida a la regla del Bien porque la regla de Bien está sometida a Dios. Lo que Dios quiere es bueno simplemente porque Dios lo quiere.

El universal, para Duns Scoto, es un producto del entendimiento que tiene su fundamento en las cosas para evitar que todas las ciencias se reduzcan a...
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina