Superamos las 288.000 visitas!!! Gracias por estar... Visita, suscríbete, comenta, recomienda y regresa a: El Juego de Filosofar / / / No olvides que cada click en la publicidad ayuda a mantener este sitio para vos.

domingo, 31 de octubre de 2010

“La miseria del historicismo” de Karl Popper

Podríamos decir que el núcleo central de la problemática que Popper trabaja en el texto, “La miseria del historicismo”, es el demostrar que el historicismo es un método indigente, es decir, totalmente estéril. De esta manera da cinco claves para comprender esta demostración. Estas claves son: 
  1. “El curso de la historia humana está fuertemente influido por el crecimiento de los conocimientos humanos.”
  2. “Es imposible predecir, racional y científicamente, el crecimiento futuro de los conocimientos científicos.”
  3. “Es imposible predecir el futuro de la historia humana.”
  4. “No puede haber una teoría científica del desarrollo histórico.”
  5. “El historicismo cae por su falta de fundamento racional o científico”. [Cf. POPPER, Karl, La miseria del historicismo, Taurus, Madrid, 1973, p. 12.]

Una vez explicitadas estas claves o intenciones que el autor se propone demostrar a lo largo de la presente obra, podemos analizar la estructura de la misma. Este libro se divide en cuatro capítulos, a saber: I. Las doctrinas antinaturalistas del historicismo; II. Las doctrinas pronaturalistas del historicismo; III. Crítica de las doctrinas antinaturalistas; IV. Crítica de las doctrinas pronaturalistas. 

Las doctrinas o escuelas pronaturalistas o también llamadas por Popper, positivistas, están a favor de la aplicación de los métodos de la física a las Ciencias Sociales, mientras que los antinaturalistas o negativistas se oponen al uso de dichos métodos en las Ciencias del Espíritu.  

Según Popper el historicismo es “…un punto de vista sobre las ciencias sociales que supone que la predicción histórica es el fin principal de estas, y que supone que este fin es alcanzable por medio del descubrimiento de los ‘ritmos’ o los ‘modelos’, de las ‘leyes’ o las ‘tendencias’ que yacen bajo la evolución de la historia.”[POPPER, Karl, Op.Cit., p. 17] 

De esta manera, una vez aclarado qué es el historicismo para Popper y en qué consisten las escuelas antinaturalistas y pronaturalistas, el autor desarrolla en primer lugar, aquello que según él, el historicismo no comparte con los métodos de las ciencias físicas. Luego procede a mostrar aquello que si comparte con las ciencias físicas. Finalmente realiza una crítica a una y otra postura.

El primer elemento que las doctrinas antinaturalistas del historicismo rechazan es...

sábado, 16 de octubre de 2010

La religión en la “Fenomenología del Espíritu” de Hegel

En el sistema de pensamiento hegeliano, la religión ocupa el lugar anterior al saber absoluto. Esto se ve claramente en la organización de su libro la “Fenomenología del Espíritu”, en donde el saber absoluto, como cumbre del proceso dialéctico, se encuentra al final del libro. Antes de éste se encuentra la religión en su triple manifestación. A saber, como religión natural, como religión del arte, y finalmente, la superación y conservación de las anteriores, la religión revelada.

La religión, si bien no es el saber absoluto, es ya la presentación de la verdad especulativa. Es el espíritu que tiene conciencia de sí, aunque todavía no sea autoconsciente de sí mismo. La conciencia que toma sobre sí mismo un pueblo en la historia, es lo que puede expresar una religión. La religión, al igual que el saber, se va desplegando en el tiempo, y así como encontramos una historia del desarrollo de la verdad, o del proceso de autoconciencia del absoluto, así también encontramos un proceso histórico, dialéctico, de la religión, pasando por los tres momentos ya antes nombrados.

“El espíritu total, el espíritu de la religión es, a su vez, el movimiento que consiste en llegar, partiendo de su inmediatez, al saber de lo que él es en sí o de un modo inmediato y en conseguir que la figura en la que el espíritu se manifiesta para su conciencia sea completamente igual a su esencia y se intuya tal y como es.”[HEGEL, G.W.F., Fenomenología del espíritu, FCE, México, 2003, p. 398.]

No es todavía saber absoluto porque el conocimiento que el espíritu tiene de sí mismo es a través de la representación, y justamente por esto el arte es un momento necesario de toda religión. En la religión hay, según el mismo Hegel, una representación anticipada del pensamiento filosófico, ya que esta presenta un contenido verdadero aunque disfrazado bajo la forma de la representación y por tanto se aparece a la comunidad religiosa como un contenido ajeno o extraño. De esta forma será necesario superar este momento, que dará lugar al saber absoluto, al concepto sin representación alguna.

La autoconciencia en la religión se nos aparece como una conciencia desgraciada que proyecta más allá de sí misma su ideal de libertad. De esta manera encontramos como problema fundamental de este proceso dialéctico, la relación entre conciencia finita y conciencia infinita, conciencia que se representa el espíritu infinito, y el espíritu infinito en sí mismo. La religión es la autoconciencia del espíritu absoluto, representada por el espíritu finito.

Ahora bien, el espíritu de la religión es un espíritu efectivo, es decir que tiene conciencia de sí aunque no se sabe aun como espíritu, a diferencia del espíritu que se sabe como espíritu y que por tanto es autoconsciente de sí. El espíritu solo es absoluto en la medida en que...

sábado, 2 de octubre de 2010

Mr. Nobody o Las posibles vidas del Sr. Nobody (2009)

Película perteneciente al género de ciencia ficción, dirigida por el belga Jako Van Dormael, y protagonizada por Jared Leto, Diane Kruger y Sarah Polley. Verdaderamente recomendable, muy bien lograda aunque quizás demasiado extensa. Mr. Nobody o Las posibles vidas del Sr. Nobody trata, a prima facie, de la historia de un hombre de 118 años, el último mortal sobre la faz de la tierra. A diferencia de los demás hombres, Nobody (Nadie), no ha alterado su proceso natural de envejecimiento y se dirige inevitablemente hacia su muerte.

El filme transcurre en el año 2092 y muestra, como en una especie de reality show en el que los demás hombres, todos inmortales, tienen puestos sus ojos, la muerte del último ser humano mortal. A su vez, la película se desarrolla a manera de memorias que Nobody va narrando, mientras “recuerda” sus vidas, a un periodista que le realiza una última entrevista. Ahora bien, toda la información que Nobody le brinda al periodista es contradictoria, como si narrara distintas historias, como si fueran distintas vidas, sin conexión ni relación más allá de los personajes, algunos lugares y algunas situaciones. Es posible deducir, a partir de las entrevistas que tiene el Sr. Nobody con un terapeuta, que se encuentra amnésico o desorientado, tal vez senil. 118 años no son pocos. Sin embargo, a riesgo de aventurar demasiado del argumento, no es así.

Podríamos identificar en esta película temas como la manipulación del ser humano, sobre todo del cuerpo, en vistas a la belleza y a la juventud eterna. Sería posible observar también la importancia de la ciencia y la técnica en el desarrollo de la historia humana, a la vez que la dependencia del hombre con respectos a estas tecnologías. Se trabajan en la película, además de lo mencionado, ideas tales como mortalidad, conciencia, introspección, historia y libertad.

Pero el verdadero sentido o núcleo de la película es la decisión. El poder de la decisión y las consecuencias que ella implica. Ahora bien, la posibilidad de decisión no necesariamente es libre a priori, ya que, como muestra el filme, podemos ser empujados a tomar decisiones o no, pero las consecuencias estarán siempre, a una decisión de distancia, no importa que sea la correcta o la incorrecta. Al fin y al cabo la película es la exploración personal de las posibilidades que tendrá una decisión trascendental de un niño, cualquier niño, Nadie.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina