Superamos las 288.000 visitas!!! Gracias por estar... Visita, suscríbete, comenta, recomienda y regresa a: El Juego de Filosofar / / / No olvides que cada click en la publicidad ayuda a mantener este sitio para vos.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Efecto google: ¿click, memoria o inteligencia?

Hace tiempo que se está hablando en la red sobre el "efecto google" y por una razón u otra no he podido sentarme a escribir algo sobre ello. ¿Qué es esto del "efecto google"? Pues bien, todos sabemos qué es google, al menos desde la práctica. Muchos tenemos la página del conocido buscador como página de inicio predeterminada y buscamos allí toda la información que necesitamos. Podríamos decir que este, o cualquier otro buscador, ya que en definitiva el efecto no es solo de google sino de todos los buscadores de la red y la red misma, son una puerta de acceso privilegiada a la información. He aquí el núcleo de la cuestión.

El "efecto google" que yo llamaré "efecto buscador", que aunque sea menos significativo es más preciso, produciría en la mente de las personas que los utilizan un déficit en la memoria según un estudio realizado en la Columbia University y publicado en la revista Science. En resumen, el estudio afirma que aquellos sujetos que fueron conscientes de la posibilidad de acceder más tarde a la información en la red de manera rápida y sencilla no retenían los datos aportados en el experimento, de la misma manera que aquellos que no eran conscientes de esto.

Lejos quedó el tiempo en que nos perdíamos en bibliotecas, hemerotecas, pinacotecas, mapotecas, etc. para buscar aquel dato que necesitábamos, aquellos que nos intrigaba y nos daba curiosidad. La búsqueda casi romántica en índices, ficheros, listas y estantes quedaron en el pasado. Ahora podemos acceder a casi todo por medio de un click. Así de sencillo. Y esto estaría perjudicando nuestra capacidad para recordar cosas.

Ahora bien, ¿esto es bueno o malo? No lo sé con certeza. Quizás deberíamos preguntarle a un especialista en el campo de la memoria. Sin embargo, a mí me condujo a pensar sobre los desafíos que plantea este "efecto buscador" en la educación. Si decimos que es posible acceder a la información de manera casi instantánea, ya no solo desde una computadora en el trabajo, la escuela o el hogar, sino también...

sábado, 10 de septiembre de 2011

Søren Aabye Kierkegaard, el filósofo de la angustia

Filósofo y teólogo danés nacido de una familia adinerada en la ciudad de Copenhague el 5 de mayo de 1813 y fallecido en el mismo lugar el 11 de noviembre de 1855. Su pensamiento, al igual que el de Nietzsche, surge como reacción a la “totalidad” del pensamiento hegeliano. En su juventud tuvo una marcada formación humanista y religiosa siendo instado por su padre a convertirse en pastor. Es considerado el padre del existencialismo. Su filosofía influyó el pensamiento de autores como Sartre y Heidegger, entre otros.

Kierkegaard juzgó erróneo el intento de Hegel de compatibilizar la filosofía y el cristianismo, tornando a este último en una manifestación del Espíritu Absoluto, aborreciendo todo sistematización y por consiguiente oponiéndose radicalmente al hegelianismo. De esta manera buscó fundamentar su pensamiento espiritualmente, autodenominándose como un autor religioso. Dirá que la fe no es solo objeto de conocimiento sino también materia de vida. La verdad es aquello que es de y para la vida siendo el auténtico problema de la filosofía la cuestión interior del propio “yo” individual. La misión de la filosofía será el esclarecer el significado personal, el conocimiento de la propia condición y destino.

La existencia es lo único real para este autor. La razón abstracta es incapaz de captar esto. Así es que toda realidad es particular, individual y finita, careciendo de existencia lo general y universal. Propone como alternativa a la dialéctica hegeliana “lo uno o lo otro”. Si la verdad es existencia no puede albergarse en un sistema. El hombre necesita encontrar la verdad de su propia existencia ya que la verdad es subjetividad. La verdad se encuentra ligada a la vida en oposición a la lógica; es particular, concreta e individual al igual que la existencia. Al ser vida no afecta el contenido objetivo de la verdad expresando a la vez su carácter vital. El sujeto no solo conoce la verdad sino que también la abraza y se compromete con ella.

La verdad religiosa es el arquetipo de toda forma de verdad definiéndose por su carácter subjetivo. Es la verdad del sí mismo, siendo la propia existencia no objeto de contemplación sino de realización. El autor entiende existencia como subjetividad o camino hacia la subjetividad, como interiorización progresiva del sujeto que se hace consciente de su singularidad y de su destino como individuo.

El hombre es plenamente existente cuando trasciende el anonimato de lo general, de la masa y toma sobre sí, con responsabilidad y determinación, el peso y la dirección de su vida. En esto consistirá para Kierkegaard la existencia auténtica: el ser uno mismo en todos sus actos. Otro es el caso de la existencia inauténtica. En esta última el hombre se convierte en un ser anónimo, ignorante de sí mismo, no solo cuando vive disuelto entre los otros sino también cuando se vuelca al conocimiento de la infinidad de objetos, tornándose en un observador o puro contemplador objetivo. La verdadera humanidad consistirá, para este pensador, en ser cada vez más individuos.

Ahora bien, la existencia más auténtica de todas, la más acabada, será la relación del hombre con Dios, ya que en ella el hombre se encuentra...
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina