Superamos las 231.000 visitas!!! Gracias por estar... Visita, suscríbete, comenta, recomienda y regresa a: El Juego de Filosofar / / / No olvides que cada click en la publicidad ayuda a mantener este sitio para vos.

lunes, 3 de mayo de 2010

Zeitgeist addendum (2008)

Zeitgeist addendum es un documental norteamericano producido por Peter Joseph, director de cine y activista social. Dicha producción se encuentra dividida en cuatro partes cuyo presupuesto fundamental es la crisis de nuestro mundo actual y una posible solución a este problema.

El documental comienza afirmando que nuestra sociedad actual está compuesta de instituciones aunque todas ellas en realidad son ficciones que esconden la verdadera institución de fondo que gobierna, esto es, el sistema monetario. Se hace hincapié en el sistema monetario como una forma de fe prácticamente equiparada a la fe de las religiones fundamentando esto en el presupuesto que el mundo es un negocio.

Esta crítica corresponderá a la primera parte del documental. Crítica dirigida a la Reserva federal de los Estados Unidos y al sistema bancario en general. De esta manera, los Estados nacionales, subsumidos por el sistema financiero, han dejado de ser tales para constituirse en ficciones, en máscaras que ocultan en realidad los verdaderos organismos de gobierno, las corporaciones.

El mundo está basado no en la vida humana sino en el poder financiero. De allí que la segunda parte del documental muestre el afán de riqueza y por lo tanto de expansión del sistema financiero, de cuyo afán surge la noción de terrorista para denominar a todo aquel opuesto a dicho sistema. Por esto que el documental denomine como actual forma de gobierno la Corporatocracia, el gobierno de las corporaciones y multinacionales cuyo único fin es la acumulación de riquezas a cualquier costo.

Un principio natural clásico de la política y de la biología, entre otras ciencias, es el de autoconservación. Las corporaciones y los individuos que se encuentren en una situación de poder, de bienestar, buscaran todos los medios de que dispongan para perpetuarse en esa situación. El sistema monetario no está pensado en orden al bienestar de las personas, sino al lucro continuo de unos pocos y a su propia autoconservación.


El eje central no será entonces la democracia, la igualdad y la libertad de los hombres, sino el lucro, el Monetarismo, el dios dinero. La corrupción es inherente al sistema porque el sistema mismo es corrupto en sus fundamentos.

Según el documental lo mejor que tiene el hombre es la tecnología. Y aquí comienza la tercera parte del film, proponiendo una solución a todos los problemas de la humanidad fundamentada en un optimismo tecnológico bastante radical. Esta solución se encuentra materializada en un proyecto, el “Proyecto Venus”. Es posible observar en esto algunos rasgos de las grandes utopías modernas como las de Bacon, Moro, Campanella y otros. La tecnología, dice, es la que librará al hombre de sus actuales penurias y aumentará su calidad de vida. Luego el hombre se podrá centrar en la administración racional de los recursos de la tierra y en el cuidado del medio ambiente.

El fundamento de esta solución encuentra como punto de apoyo la existencia de recursos suficientes para sostener una buena calidad de vida para toda la población mundial más allá de la noción de escasez supuestamente creada por el sistema monetario, aunque luego admite que dicha noción, como así también el sistema monetario mismo, surgen como resultado de una época de escasez ahora superada por la tecnología. En última instancia el planteo aspira a una sociedad más perfecta, civilizada partiendo de la base de que nuestra sociedad es primitiva.

Ahora, una paradoja del sistema monetario que permite fundamentar el planteo del “Proyecto Venus” consiste en que el trabajo humano se encuentra en oposición al desarrollo tecnológico. En el sistema monetario la tecnología elimina puestos de trabajo y esto atenta contra el mismo sistema financiero.

Una crítica interesante que se expresa en el documental es la del Materialismo intelectual: tendencia a aferrarse ciegamente a una idea, protegiéndola de todo cambio. Estar cerrado al cambio evita el desarrollo y crecimiento de la humanidad. Todo esto también muy moderno expresado en el ideal de “Progreso”. A su vez se realiza una crítica bastante impetuosa a la Religión, entendiéndola a esta desde una visión hegeliano-marxista, como mito dominador, productor de ignorancia.

Particularmente la crítica al sistema financiero me parece válida, aunque juzgue  por un lado ingenua la solución propuesta en base a los presupuestos de los que parte. Acuerdo en que el sistema financiero actual es un sistema corrupto, pero no acuerdo en que la tecnología sea la única salida a nuestro mundo en crisis. Es comprensible que, frente al egoísmo, individualismo, y afán de poder de las corporaciones y los gobernantes corruptos de turno, la tecnología aparezca como la opción salvadora, ya que, intrínsecamente  busca el bienestar del hombre. A su vez, a mi entender se ha asociado erróneamente política a sistema económico. Esta asociación, así planteada, es un maridaje actual. Desde los ideales políticos el sistema financiero es nocivo. La política busca, o debería buscar al menos, el bienestar general, el bien común, lo mismo que se plantea como solución en el documental.

Al final de la película se proponen varias medidas radicales para forzar el cambio de organización del mundo. Un mundo que evidentemente se encuentra en crisis, pero que, en su complejidad, es muy difícil de diagnosticar con precisión. Una de las causas de esta crisis es el sistema monetario, pero no creo que sea el único. Y repito, no creo que sea la tecnología la solución a todos nuestros problemas. Esto sería simplificar las cosas y caer nuevamente en aquello que el mismo documental critica, una fe ciega, en este caso, al desarrollo tecnológico.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina